foto-franquiciados

DE LOLITA, TODO EMPEZÓ CON EL CORAZÓN

Usted demás que recuerda la cocina de la abuela, le debe transportar a una época donde le consentían a partir de la comida: aromas, sabores, palabras pueden llegar a su memoria con una sola esencia que se encuentre hoy en el camino. De algo parecido surge la marca De Lolita, la que todo el tiempo le recuerda que uno suele regresar a los lugares donde fue feliz… Y por eso nos sentamos a escuchar la historia de su fundador Fernando Filevich. Todo comenzó con el corazón, ese corazón de hojaldre que en Argentina se llama Palmeritas, pero que en Medellín son el antojo con el que usted se encontró por primera vez por allá en 1999, cuando la mamá de Fernando los hacía y él empezaba su empresa a punta de beeper repartiendo los paqueticos en bus: “Digamos que De Lolita nace sin capital financiero, pero con un gran capital humano”, asegura él mientras degusta su café desde una mesa de Anfitrión, el nuevo concepto que ofrece a la ciudad. La abuela, personaje inspirador y pilar de los oasis De Lolita, se caracterizaba por ser una gran anfitriona que amaba atender a sus invitados: “A veces cuando no había nada en la nevera ella aparecía con unos manjares para la visita que salían como por arte de magia”. Esto explica los tres pilares de la marca: renunciar a tener vendedoras y mejor tener anfitrionas, que no atienden a clientes porque ellos realmente son sus invitados. Renuncian a tener puntos de venta y buscan generar oasis en lo urbano. Son retos importantes que se intensificaron con la llegada de la franquicia, después de que el Banco Interamericano de Desarrollo junto con la Cámara de Comercio sacara el Programa Franquicias colombianas: “Empezamos a ver que necesitábamos establecer unos procesos para que la marca fuera una sola, lo tomamos por ese lado. Y por esas cosas de la vida nos llegó nuestro primer franquiciado, un par de amigos que querían tener su propio emprendimiento, eran amigos de la universidad que durante su carrera de administración de empresas soñaron con tener su propio negocio”. Fernando sonríe al recordar que ambos lados eran inexpertos; ni ellos sabían franquiciar, ni los amigos sabían hacer empresa, pero el tiempo les dio la razón y hoy es una buena anécdota. Al tener un ADN de marca tan definido ven el tema de franquicia casi como dar un hijo en adopción, es integrar una familia: “Cuando contratamos a un apersona más allá de su experiencia en su hoja de vida buscamos que sean personas que lo llevan en su ADN, que siempre haya una sonrisa. Consideramos que el servicio no se puede enseñar sino que es un don que las personas descubren durante su existencia, y de alguna manera es a lo que vino el ser humano, a servir”. Lo dice con total convicción mientras esta idea se hace evidente al mirar las mesas vecinas a la entrevista, con un equipo concentrado en cada rincón del café. Las ilustraciones que suelen acompañar los puntos De Lolita salen a la realidad y son muebles y elementos que dan personalidad a Anfitrión, el nuevo reto para este empresario argentino con corazón paisa: “Es un lugar inspirado en una estancia argentina, es un lugar más masculino que De Lolita, más tradicional. Quisimos volver la casa de la abuela real, se puede ver en el mobiliario, en algunos elementos antiguos que hay”. Y definitivamente el elemento clave es el aroma que impregna el lugar, el café Anfitrión, un perfil creado por Pergamino especialmente para De Lolita. Todo se resume en una serie de frases que Fernando suelta como si fuera muy natural encontrar empresas con ese fin: “Nuestra definición de servicio es procurar que aquella persona que llega a ti salga de tus manos mejor y más feliz”. Cuando a un equipo de trabajo se le sueltan ese tipo de ideas queda en un segundo plano la sonrisa mecánica de un mesero, o el ABC que se registra en un manual al momento de capacitar al personal… por algo todo empezó con el corazón, por algo De Lolita se le metió en la cabeza y el gusto a la gente a partir del sabor aprendido en la cocina de una abuela que logró ver el tributo que su nieto le hizo en el 2002, al crear una marca que hoy se roba aplausos y que todos los días cumple con su filosofía: impactar la vida de personas que llegaron solo por un trabajo, para que ellos impacten la vida de personas que llegaron solo por un café. Artículo tomado de: http://bit.ly/1URX3ft

Tags: , , ,

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

Cuéntanos

Cultura De Lolita

Dolores Gonzáles “Lolita”, una abuela apasionada por el arte de la gastronomía y estupenda anfitriona, es nuestra fuente de inspiración. Su habilidad para la cocina y alegría al servir a los demás, continúa vigente en De Lolita Restó Café.

Ver más

Contacto

Planta Principal
Parque de Bodegas La Regional
Cra. 49 Nº 61 Sur 540 Interior 158
Sabaneta – Antioquia
Teléfono: (57)(4) 301 20 30 – (57)(4) 444 64 06
Email: cuentanos@delolita.com